Sobre la fuga de nombres: migración y metrópolis