Circularidades económicas y observación de segundo orden: La realidad de las calificaciones crediticias