«Agotamiento» en la era digital