La antropología como saber “contra-intuitivo”. El caso de la enfermedad y de las emociones