La pérdida de volumen de ventas como daño indemnizable