Algunas reflexiones sobre lenguas en contraste y cortesía: el correo electrónico