Más allá de la querella benthamista: el gobierno de Ultramaria