Antonio de Mira de Amescua, "No hay dicha ni desdicha hasta la muerte".