La temperatura marina, el mucílago y la transformación de Rimini