La nulidad electoral y su alcance: el “caso Torreón”