La frontera como método. O la multiplicación del trabajo