"Los muertos no tienen tiempo ni espacio": el cronotopo en Pedro Paramo.