"El mejor padre de pobres". Atribuida a Pedro Calderón de la Barca